Mar. Sep 22nd, 2020

Demanda de San Francisco de Asís suspendida por Coronavirus

El 18 de julio de cada año, es celebrada la Demanda de San Francisco de Asís… Pero, este año será diferente, ya que, por primera vez en la historia de Yucuaiquín la tradicional celebración religiosa será suspendida.

El reciente incremento en la tasa de contagio por Coronavirus, obligó a las autoridades locales a instaurar una cuarentena total, que impide a la población en general, la realización de toda actividad que conlleve aglomeración de personas.

La medida fue confirmada por el Pbro. Nelson Joel Santos, párroco de la Parroquia de Yucuaiquín, quien lamenta lo sucedido, pero, está consciente de la gravedad de la pandemia por la que atraviesa nuestro país y el mundo entero.

De tal manera, instó a la feligresía católica a abstenerse de salir, y evitar contagiarse a sí mismos y a sus familias. También, hizo mención del pasaje bíblico contenido en Proverbios 27:12, el que literalmente dice: «El prudente advierte el peligro y se pone a salvo; los incautos siguen adelante y pagan las consecuencias».

El anuncio de «La no realización de la Demanda», ha puesto triste a toda la feligresía devota a San Francisco de Asís. No obstante, el párroco, hizo el anuncio a las personas que están pendientes de pagar promesas, a estar pendientes de la nueva programación que publicará posteriormente en la fanpage de la parroquia, y así, poder pagar los favores recibidos.

¿Por qué es tan importante esta celebración?

La demanda de San Francisco de Asís consiste en trasladar la imagen del santo en una caja de madera y realizar el recorrido por los cantones y caseríos del municipio de Yucuaiquín.

Por otro lado, la tradicional «Demanda de Panchito» es motivo de reunión familiar en la que se festejan los favores recibidos por San Francisco de Asís de acuerdo a las promesas previamente hechas. Pero, uno de los momentos más esperados de este 18 de julio, es el famoso «Almuerzo» en el que se saborean ricos frijolitos, arroz y dos tortillas que se reparten en la mano. Como símbolo de humildad.

Durante la demanda se aglomera a una cantidad considerable de personas, tanto para la procesión y traslado del santo, como para hacer la fila para recibir el almuerzo y presenciar el Baile de Los Negritos, el cual es acompañado al son del pito y el tambor. Los que participan en esta danza, generalmente, bailan utilizando unas máscaras elaboradas de madera y portan un chinchin, hecho de bolas de cutuco (Árbol de Jícaro).

Ya por la tarde, se llega a «la velación», lugar donde San Francisco de Asís pasa la noche y se le reza. Los feligreses que disfrutan de la actividad religiosa disfrutan pan, café, comida y tamales.

Una vez al día, San Francisco es llevado en procesión a la casa de una familia que le da posada como pago por un favor o milagro recibido, y por ello prepara alimentos para todo el pueblo. La comida consiste en un platillo típico compuesto por frijoles, arroz, carne con verduras y tortillas, que se le entrega a las personas que se unen al grupo que acompaña al santo y a todos los residentes de la comunidad que llegan a la vivienda para venerarlo.

Todo esto se repite (ciclícamente) día con día hasta recorrer todo el municipio (cantones y caseríos) y lugares aledaños a la zona, finalizando el 4 de octubre, cuando la imagen de San Francisco de Asís retorna a la Parroquia de Yucuaiquín, en pleno festejo y algarabía de las Fiestas Patronales.

Algunas de las personas que participan en esta importante celebración, afirman que la tradición se remonta al año de 1973, y surgió de los sonidos que se escuchaban desde uno de los cerros de la localidad (Cerro La Cruz), que fueron atribuidos a la aparición de la imagen de San Francisco de Asís por primera vez.

Hasta este punto, esperamos que con la descripción de lo que acontece en la actividad, se denote el riesgo de contagio a la población, el cual, se intenta evitar con la suspensión de este, debido a que la cercanía y contacto que existe con otras personas es inminente.

Le pedimos a los fieles católicos, que por favor, se abstengan de salir de sus casas y que acaten las indicaciones de las autoridades pertinentes. También, les instamos a rezar mucho, para que el Coronavirus pueda ser controlado y evitar que siga dejando muerte y luto a su paso en las familias salvadoreñas.

Por aquí les dejamos un vídeo de archivo, de doña Felícita Majano (18 de julio de 2017) – Hace 3 años atrás.

Esperamos que las imágenes compartidas les traiga buenos recuerdos y deseamos que Dios todopoderoso les otorgue fuerza en su corazón para soportar estos difíciles momentos que vivimos todos.

Tengamos fe que todo esto pasará pronto, y que regresaremos paulatinamente a una relativa calma y normalidad.

¡Paz y bien para tod@s!

Facebook