Sáb. Ene 23rd, 2021

Los minerales

Nuevamente, Don NEFTALI FLORES nos sigue compartiendo relatos históricos de gran interés cultural para todos. En esta ocasión, nos comenta sobre la minería en Yucuaiquín.

Túnel minero en Yucuaiquín

Cuando era un joven, trabajó en el rubro minero acá en Yucuaiquín. “Muchos de seguro ni sabían, y otros al igual que yo (si lo recuerdan), es porque no están tan jovencitos (ríe)”. Nos comenta que no recuerda exactamente en qué fecha se comenzó esto de los minerales, pero aunque no dispongamos de ese importante dato. Nos relatará lo sucedido.

Cuando él estaba pequeño, ese trabajo ya existía. Había muchas personas trabajando en la mina de acá de Yucuaiquín, los encargados de realizar ese trabajo eran personas de otros países que habían venido a El Salvador en busca de metales preciosos. Ellos tuvieron que sacar primero un permiso de parte del Presidente de aquella época para llevar acabo esos trabajos de minería. Los permisos fueron dados, y fue así, como el trabajo de explotación minera se comenzó a realizar de forma casi inmediata. Los trabajadores trabajaban sin ropa, solo con una manta alrededor de la cintura en forma de falda, el material que sacaban de la mina, lo cargaban en bolsas hechas de cuerdo de res, porque no había que más utilizar para ese trabajo, no existían los sacos, o bolsas, como hoy las conocemos.

El encargado de los trabajos de las minas acá en El Salvador se llamaba Emilio Gonzáles, él era oriundo de El Salvador, el mismo obtuvo todos esos permisos para poder realizar los trabajos de minería en varios lugares de nuestro país. Además, él era el guía de todos los extranjeros que llevaban esos trabajos en todas las minas.

Entrada a la mina en Yucuaiquín

La explotación minera duró muchos años, pero así como es normal en casi todo, los trabajos se suspendieron después de un largo tiempo de arduo trabajo. Esa actividad fue un importante ingreso para los trabajadores y sus familias. Y por supuesto, un gran incentivo económico para aquellos que decidieron laborar allí y muchos más para los dueños de esas empresas. Ahora todo eso es historia, y lo único que queda es el recuerdo de lo acontecido en aquel tiempo.

Ahora, solo es posible dar fe de la veracidad del suceso porque aún siguen los túneles que se emplearon para la excavación. La mina está ubicada a unos cuantos minutos de la ciudad de Yucuaiquín, en el Caserío de Las Chácaras.

Esos túneles están ubicados específicamente en un cerro llamado del mismo nombre: “El Cerro de la mina”.

Facebook